sábado, 10 de enero de 2009

Reservoir Dogs


"Perros desahuciados", "Perros condenados", "Perros desesperados", o como se tradujo aquí en algún momento, el infame: "Perros encerrados"... Reservoir Dogs, es el guión que todo novato querría haber escrito.
Que todo aspirante a escritor o cineasta, sueña con escribir en la oscuridad cerrada de su infecto cuchitril de aspirante, sin demasiada esperanza. De aspirante desesperado, que a veces sueña también, con tirar de una vez todo por la borda, y organizar ese atraco "perfecto" con el que todo desahuciado social sueña de vez en cuando.
Sí juntas toda esa energía inmaculada, ese ánimo y tesón, vocación y talento, te puede salir con suerte algo tan magnífico, sublime, demoledor y perfecto como esta peli. Obra Maestra concebida desde los suburbios de la podredumbre y el anonimato, y las alturas del hambre y la desesperación.

Concebida para ser rodada con tres duros y cuatro amigos en un almacén abandonado cualquiera, a modo de teatro galvanizado, donde la tensión se masca en cada dialogo y cada silencio, donde los disparos se sienten reales, como la fuerza de los sentimientos y realidad de los personajes.
Donde esos 4 amigos y 3 duros, te hacen vivir emociones impensables para tantas grandes producciones podridas de dinero, y vacías de contenidos o ideas nuevas. Emociones que no consiguen soñar, ni pagando sueldos millonarios a adocenados guionistas, adictos a las huelgas.

Ese fue "el toque mágico" de la revolución Tarantiniana: coger todas las tradiciones, todo el cine de siempre, y reinventar sus normas, sin salirse de ellas. Ofrecer cine espectáculo, desde la entrañas podridas del cine espectáculo, hacer nacer vida, pasión, sentimientos, donde ya no había nada, salvo apatía y repetición.
¿Que otra cosa sí no, es el talento?... Aportar una visión nueva a los argumentos y situaciones más viejas. Derrochar pasión y crear vida de la muerte. Sacar algo de donde otros ya no ven nada.
Conseguir trasmitir esa pasión y esa vida en cada fotograma, en cada dialogo, hasta emocionar al espectador, trasladándolo directamente al escenario de la acción; involucrarlo en ella, por lo acertado y audaz de su planteamiento, lo venal y cercano de sus personajes, lo certero y trasgresor de sus maneras.

Por que, en definitiva: ¿no es la película de siempre?... Cuatro tipos planeando y llevando a cabo el robo de sus vidas...
Y, a la vez pregunto y espero una respuesta sincera: ¿no es la película mas renovadora, original e impactante que has visto en los últimos 20 años?...

Eso fue el "efecto Tarantino". No se puede explicar de otra manera.
Así de simple, y así de complicado.
Puro talento desinhibido.
Un genio.


Sencilla, y obviamente: 10. (Absoluto, "puro", desmesurado...)

2 comentarios:

Héctor dijo...

Increible la facilidad de palabra que tienes para transmitir las emociones, me encantan tus comentarios, y, aunue no estemos deacuerdo en algunas cosas, es un placer leerte, te he añadido a favoritos, muchas gracias por compartir.

Ribus dijo...

Gracias a ti Hector.
A ver sí me pongo las pilas (no valen las excusas), y actualizo más menudo...
Un saludo!